La otra

 

Te pediría perdón

Amargura mía

por este distanciamiento tonto

 

Te agradecería sincero

Amargura mía

la extraña fuerza que me entregaste

 

Me arrodillaría ante ti

Amargura mía

por las batallas que libramos juntos

 

Te alabaría sumiso

Amargura mía

por haberme hecho hombre

 

Te besaría agradecido

Amargura mía

pero he conocido a otra

 

Llámame egoísta

Llámame caprichoso, infiel, cabrón.

Pero no me llames inconsciente

Porque de la inconsciencia tú me libraste

y por ello te debo mucho.

Me ayudaste a saber

que yo no era el mejor

Me ayudaste a creer

que nunca lo sería.

Me guiaste

por ese camino de oscuridad

Me guiaste hasta la meta

Y me presentaste a todos mis miedos

Humedeciste mis ojos

con lágrimas que no caducan

Esas que pedían a gritos salir

Esas que no deje caer de niño

Esas que me dieron el título

de persona consciente de su insignificancia

 

Por ello y por todo

te doy gracias

pero no pronuncies tal insulto.

 

Verás que soy consciente:

Te dejo amargura

Te dejo contento

Te dejo seguro

Te dejo sin más

He conocido a otra

Otra que me ha cambiado

Otra que ha cambiado

mis lágrimas tristes

por unas más bonitas

Otra que me ha enseñado

que estos miedos míos

son amigos y sirven para algo bueno

Otra que me acompaña

por caminos de claridad

caminos con un brillo especial

Una que me da esperanza

que me hace sentir el mejor

Una que me quiere

Te dejo amargura

Te dejo sin más

Sé que tú no te rindes

Sé que volverás a encontrarme

y que me propondrás nuevas batallas

Pero te aseguro

que no iré contigo

No ganarás

Porque no estaré solo

Estaré contento

estaré seguro

 

Agarraré fuerte su mano

La de la otra

La que me hace feliz

EL DESLIZ

Así ha sido
Te has equivocado
Has vuelto a complacer a la abeja
Tu piel ha sido alcanzada por su aguijón

Atravesada, alterada, dañada
Tu piel y todo lo que cubre sangra
El suelo ha comenzado a mancharse

Por supuesto tú no gimes por una picadura

Por su puesto tú no lloras por tu nueva muerte

Tú no lloras por no conocer presente
Tú no expresas
Tú no dices
Nadie lo hace
Nadie canta fuera de la ducha
Nadie sube a los árboles
Nadie sinceriza su belleza
Nadie arde
Todos enfrían

Enfrían el movimiento terrestre

Enfrían su corazón helado

Enfrían sus pasiones en la nevera

Corrección es su prioridad

Obediencia la tuya

Un dos tres cuatro con el un dos tres
Órdenes que anulan la inocencia
La ciencia te enseña a quedarte con todo el pan

Ellos pisotean tus sueños
Apagan el viejo ardor
Atraen a las abejas
Y se creen dulces como la miel

Amargos
Amargos todos los falsos besos
Amargos todos los tragos de falsos brindis
Amargados todos los médicos
Que creyeron salvar vidas sin saber que las prohibieron

Que las vidas ocupan demasiado
Que no caben entre las cuatro paredes
Que las vidas raspan el techo
Amargadas las vidas que tan solo creyeron serlo
Sin saber tener para dar
Sin saber dar para tener
Sin saber que el águila no posa en las fotos
Se posa para observar sin cuestionar
Se posa para contemplar desde lo alto
El paisaje tiñe su alma de hermoso verde
No posa en las fotos

Los flashes no son más que vapor de pintura

Pintura de falso blanco que intoxica tu oxígeno
Y tú los miras y los respiras
Los sonríes, les obedeces y les odias
Y tu postiza sonrisa envenena tu alegría
La enfría con un iceberg de sentido común
La mancha con un vómito de señales de prohibido

La azota con un látigo fabricado en China
La compra por un fajo de tejido de árbol
La vende para que ellos la entierren
Y ellos te leen su justicia para que te la aprendas

Pero la justicia no existe
No es buena
Tampoco mala
No existe
No existe en sus libros
Que guardan tinta y palabras
La justicia no se dice
No se hace ni se ejerce
Ella vive en la nada
Y en la invención de los imbéciles

Los colmillos del oso descuartizaron al pez

No es justo que el pez haya muerto
Es bueno que el oso haya comido
Tenía hambre que saciar y así fue

Y así se posa para digerir
Se posa para respirar aire sin pintura

Para beber un único bendito fluir

Para mirarte sin posar para ti
Mira tu sonrisa de plástico
Él sabe que ya te cansarás de sonreír

Que si alguna vez deslizaste

Echarás de menos el desliz

Algún día patinarás sobre el frío
Y tu piel calentará el viento
Y la bella abeja te clavará un bello aguijón

Te dirá su belleza
La belleza del amarillo y el negro
La del verdadero blanco y el oceánico azul

La belleza del hermoso verde
Te dirá que dejes de sonreir
Que pruebes a reír

Te dirá que te ama
Porque algún día sabrás mirar
Porque algún día aprenderás a olvidar

Algún día el suelo será superficie limpia

Y lo que sangrarás será la costra
La costra de todo lo aprendido
Te dirá que te ama

Porque la energía más grande pide tu risa
Porque el águila está dispuesta a posarse en tu hombro

Ella arrima el pico a tu oído cantando un susurro

Invitándote a recuperar el desliz
Tu desliz, tu justicia
La que en tí existe

El oso se comió al pez
Y él se posó
Posó los ojos en tí
Te miró
El pez está muerto

Así ha sido
Así debió ser

 

 

El Ruido

Ruido

Ruido pariendo lágrimas en tus oídos,

Dolidos por lo que ya no soportan

Dolidos gritan, clamando silencio

Carcajadas apuñalan tu delicada piel

Carcajadas que humillan ese ritmo tranquilo

Ese que liberó los embalses de tu placer
Ese cuyo agua creó tu nuevo río
El río que regaló nitidez a tus ojos
Que aspiraban a embellecer el nuevo Sol

Un Sol que presenció tu renacer
Un Sol que prometió protegerte del frío
Del ruidoso frío que congela el fluir

Hijo de ruidosos padres naciste
Mar lacrimal aún guardas por ellos
Ni blanco ni negro te llevarán a cálido puerto

Ni hombre ni mujer te mostrarán el camino

Ellos te venderán la más sofisticada cárcel

Ruidosos todos y sus nuevos utensilios

Cada taladro detrás de una palabra
Cada cuchillo oculto tras un consejo

Cada disparo en el testículo de tu cerebro

Cada astilla en el ovario de tu corazón

Ruido
Ruido en este eterno funeral
Llantos de razón y dudas
¿Por qué no se irán?
¿Por qué vuelve el demonio a visitarte?
¿No fue desterrado por los graves de tu voz luminosa?

Él siente curiosidad por lo bonito
Su ruido se niega a permitirte que embellezcas su rostro

El demonio busca ser bello en la oscuridad
Teme que tu voz mate la negra perfección
Teme tu luz
La luz que consiente el nacer de los colores,
El brillo del agua, la brisa de tu respirar

Ruido
El ruido del pesar ajeno, que solo tu ves
El ruido de la enfermedad de la que huyes
Ese ruido aborta los colores de tu paisaje,
Apaga el brillo de tu existencia, la brisa de tu latir

Sordo ante el ruido podrías ser

Tararearías los susurros del espíritu

Reirías la risa del Universo
Serías tú

Agita las cuerdas
Aprende a hablar
Dile ya tu opinión a ese chirriar
Dile al ruido que escuche tu palabra
Tienes un mensaje para el demonio:
“Demonio, que en la oscuridad te escondes,
que sufres porque no hay espejos ahí abajo
ni rostro que admirar en tu niebla
Bello eres cuando a la claridad te asomas”
Y sin esperar respuesta retírate a tu soledad
Alíviala acariciando la hierba en dulce silencio
Así será cómo la Tierra escuchará tu cantar
Y cada nueva réplica de ruido recibirá una advertencia:

“Se es más bello a la luz”

Se acerca

Se acerca

Ya llegó la tormenta
El otoño secará tus hojas
Te desnudará frente a los sublimes
Sentirás que el sol dejó de brillar
Te apartarás de ti
Para visitar a tus fieles monstruos
Que parirán de nuevo el feto de tu náusea

Echarás de menos el resplandor de los viejos rayos
Llorarás por el rojo ardor de los nuevos
Al fin regresó el cuervo, para comerte los ojos
Al fin retornó la serpiente, para asfixiar la voz luminosa
Al fin volvieron las nubes para inundar el camino
Pero, ¿a caso te sorprende?
¿Creías tú ser ya el descubridor?

Risa me da tu gris soberbia
Risa me da tu caída del altar
¿Pensabas encontrar el verano allí, donde siempre es otoño?
¿Llegaste a caso a inculcar a tu conocimiento el sonreír?
¿Podrías tú sólo curar a mil dementes tras los muros de esta cárcel?

No pensabas, no
No llegaste, no
No podrías
Los monstruos no mueren ni se matan
Ellos rugen al son de tus pesadillas
Alimentan el pesar en tu lucha
Estás en guerra
Estás ciego
Mudo
¿Qué te queda?
¿Huir?¿A donde?
¿Gritar?¿El qué?
¿A quién pedirás tú auxilio?
¿Quién querrá salvar una virtud que pueda abrir, aunque sea, una puerta?
No amigo
Estás sólo
Estás ciego
Mudo
Pero dime
¿Recuerdas aún el respirar?
¿Queda algún árbol con hojas en este otoño?
¿Se negará a entregarte una última bocanada de aire puro?

En todo incendio quedará algo verde
En todo desierto quedará un charco
En toda tumba quedará vida
Se acerca el momento

Espéralo
Espéralo

Y cuando llegue
Cuando percibas de nuevo la brisa correteando tus pulmones                                                       Cuando sientas que la cascada vuelve a refrescar las cuerdas de la voz poderosa
Cuando vuelvas de nuevo a la vida
Las lágrimas del verano habrán sanado tus ojos
Entonces verás
Verás de nuevo la inmensidad del océano sin girar la cabeza
Verás el camino absorbiendo la suciedad de la lluvia
Verás verdad
Verás luz
Entonces mirarás
Mirarás al cuervo
Mirarás la serpiente
Mirarás a los monstruos
Y ellos sabrán a quién han de seguir
Tu luz dibujará belleza en el rostro del demonio
Atraerá al tesoro que aún queda por descubrir
Y ese tesoro será tu verdad
Será tuya
Será para ti

Pero no encontrarás el verano allí, donde siempre es otoño

Tu conocimiento no sabe aún sonreír
Y tus monstruos rugen en esta oscuridad
Y paren de nuevo el feto de tu náusea
Estás ciego
Estás mudo
Estás en guerra
Estás sólo

Pero si sufres es que aún no has muerto
Si lloras es que aún habrá un último verano
Entonces verás
Y quizás un mañana el tesoro sea tuyo

No llores más
Se acerca el momento

Espéralo
Espéralo